Bilbao


Travel / miércoles, noviembre 29th, 2017

Hace dos semanas, decidimos escaparnos cuatro días al País Vasco, concretamente a Bilbao. He de decir que no es una ciudad que destaque por su belleza ya que a mi personalmente el aire industrial que presenta no es uno de mis ambientes favoritos. Pero una cosa no quita la otra y siendo sincera, el arte que tiene esta ciudad, el cual se deja ver a lo grande y de forma extravagante en museos como el Guggenheim o el de Bellas Artes; en las pintadas de las paredes y los puentes; en la arquitectura de la avenida principal; en los teatros; los parques e incluso en las vías del tranvía, es innegable. Fueron detalles como la hierba que brotaba de estas; los puestos de castañas en forma de tren; alfombras rojas en las entradas de los teatros; el arte contemporáneo de sus calles; la niebla haciéndose pasar por un turista más navegando entre nosotros; su gente y su comida, los que hicieron que Bilbao se ganase un cachito de mí.



Text and photography by: Irene Nortes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.